Ordena juez reanudar juicio contra Grupo México por derrame en Sonora

A6RIOSONORA

– El juez recabará todas las pruebas que están en poder de Grupo México, y las autoridades ambientales deberán exhibir los documentos que acreditan los daños del derrame de contaminantes en Sonora

Jesús Ibarra

Un tribunal de amparo ordenó el 13 de julio reanudar la acción colectiva promovida contra Grupo México por el derrame  tóxico en el Río Sonora, que ocurrió el 6 de agosto de 2014.

El efecto será que se recaben todas las pruebas, incluso las que están en poder de Grupo México, y que las autoridades ambientales exhiban los documentos que acreditan la magnitud de los daños ocasionados en Sonora, indican en un comunicado conjunto Acciones Colectivas de Sinaloa (ACS) y el Despacho Pérez de Acha Ibarra de Rueda.

“De esta manera, se acerca la fecha en que la empresa minera deberá indemnizar los daños ocasionados al medio ambiente y a los 22 mil afectados en ese estado”, agregan en el comunicado.

Señalan que a cuatro años del desastre el Gobierno Federal y el Gobierno de Sonora no han implementado acciones efectivas en contra de Grupo México para indemnizar a los afectados ni para reparar los daños ocasionados al medio ambiente.

“Hay señales claras de corrupción entre las autoridades y la empresa, y el encubrimiento de la magnitud del desastre”, afirman.

En febrero de 2017, el Gobierno Federal apoyó el cierre del Fideicomiso Río Sonora sin comunicarlo a los afectados ni reportar con precisión y transparencia el destino de los dos mil millones de pesos supuestamente asignados por Grupo México para reparar los daños ocasionados.

El comité técnico del fideicomiso, apuntan, estuvo presidido por Rodolfo Lacy Tamayo, subsecretario de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), por lo que el Gobierno Federal es corresponsable de este cierre y de la falta de transparencia respecto al destino de estos recursos. El Gobierno Federal se rehúsa a exhibir las pruebas que demuestren que el dinero del fideicomiso se utilizó correctamente.

A través del comunicado recuerdan que a la fecha, Grupo México no construyó las plantas potabilizadoras de agua que inicialmente comprometió, ni la clínica de salud especializada en tratar enfermedades derivadas de intoxicación por metales pesados. Además, las indemnizaciones a los agricultores fueron mucho menores a las pérdidas que sufrieron en su salud, y por la contaminación de aguas y tierras.

Es inexplicable que las autoridades protejan a Grupo México, en perjuicio de los 22 mil afectados en Sonora. Por eso la importancia de que el juicio ante los tribunales federales se haya reactivado. La historia de Pasta de Conchos no puede repetirse. La empresa no puede quedar libre de culpa”, señaló Luis Pérez de Acha, representante de ACS en la Ciudad de México.

En su comunicado, el despacho y ACS resaltan que ante las declaraciones del presidente electo (Andrés Manuel López Obrador) de combatir la corrupción se espera que la prioridad del nuevo gobierno sea el esclarecimiento del derrame de ácido sulfúrico por parte de la empresa Buenavista del Cobre, ubicada en Cananea y que forma parte de Grupo México.

En eventos públicos previos a la elección presidencial, López Obrador declaró que Germán Larrea, presidente de Grupo México, se ha dedicado a destruir el territorio, a contaminar las tierras y las aguas: “Es un hombre que tiene mucho dinero pero poco corazón”.                                      

“Se acerca la fecha en que la empresa minera deberá indemnizar los daños ocasionados al medio ambiente y a los 22 mil afectados”.   

Acciones Colectivas de Sinaloa y Despacho Pérez de Acha Ibarra   

**********************************************************************************

Estatus de las acciones colectivas

A unos días de ocurrido el derrame en agosto de 2014, Acciones Colectivas de Sinaloa demandó a Grupo México por los daños y perjuicios ocasionados por el derrame de 40 millones de litros de ácido sulfúrico en el Río Sonora, causado por una operación irregular de la mina Buenavista del Cobre. Coincidiendo con el cuarto aniversario del derrame, el juez federal que tramita la acción colectiva reanudará el juicio con tres propósitos:

  1. Recabar todas las pruebas, incluso las que están en poder de Grupo México.
  2. Que las autoridades ambientales exhiban los documentos que acreditan la magnitud de los daños ocasionados en Sonora.
  3. Que se dicte sentencia condenatoria en contra de Grupo México, para que esta empresa indemnice a los 22 mil afectados por los daños ocasionados por el derrame de contaminantes en el Río Sonora.

COMUNICADO:

PRESA

Las demandas contra Grupo México avanzan, deberá responder por daños ocasionados.

*************************************************************************************

Marcados por la contaminación

– Los daños en personas, ambiente, fauna y flora quedan como lastre comprobado por la ciencia en la zona afectada por sustancias mineras

Jesús Ibarra

San Felipe de Jesús es un pequeño municipio con 407 habitantes ubicado al noreste en la sierra sonorense, ahí es muy probable que el 70% de sus niños estén expuestos a elevados niveles de plomo en la sangre, producto del derrame de 40 mil metros cúbicos de ácido de sulfato de cobre que afectó al Río Sonora hace ya cuatro años.

Es parte de una afectación que se extiende a alimentos con altas concentraciones de sustancias cancerígenas, fauna silvestre contaminada, mortalidad de árboles y la posibilidad de más daños de salud en personas, de siete municipios sonorenses, donde habitan alrededor de 250 mil personas.

La organización post gubernamental Proyecto Poder realizó varias solicitudes de información y una batalla jurídica de casi tres años, para poder tener acceso al informe elaborado por laboratorios de la UNAM, así como por la Universidad de Sonora y el Tecnológico de Sonora, durante los años 2015 y 2016.

Grupo México, la empresa transnacional responsable del derrame, no había hecho públicos los resultados de la investigación científica y tampoco las autoridades, de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

La agencia ambiental sólo comunicó que dicho estudio no se hizo público a petición de la empresa minera, ya que argumentó que era dueña de los derechos del reporte y podía ejercer cláusulas de privacidad para limitar la divulgación del estudio.

La firma minera no ha emitido una postura sobre la revelación pública de los informes, ni el contenido de sus conclusiones que demuestran una serie de nexos causales y afectaciones en medio ambiente y salud.

A la fecha el Fideicomiso Río Sonora, ya terminado, nunca detalló cuántas de las recomendaciones hechas en el estudio fueron cumplidas para disminuir el daño a la población que vive en la zona afectada.

“Los resultados demuestran la existencia de daños a los ecosistemas y recursos naturales en los ríos Bacanuchi y Sonora”, se asegura en el estudio “Diagnóstico ambiental en la cuenca del Río Sonora afectada por el derrame del represo Tinajas 1 de la mina Buenavista del Cobre, Cananea, Sonora”, publicado por la UNAM el 10 de octubre de 2016.

Sin embargo, fue apenas hasta el 16 de agosto de 2017 que Proyecto Poder logró hacer público el estudio.

En el diagnóstico los investigadores detectaron: “un riesgo elevado a la salud por exposición a plomo en la zona de San Felipe de Jesús. Las concentraciones exceden los valores de referencia de 400 miligramos por kilo, con un máximo de 1945 miligramos por kilo de plomo”.

Más del 70% de la población infantil del municipio de San Felipe de Jesús, se resalta en el estudio, “podría tener niveles de plomo en sangre superiores a 10 microgramos por decilitro, lo que representa un alto riesgo para su salud”.

Esta investigación conjunta por la Unam, Unison e Itson, inició en febrero de 2015, seis meses después del derrame que afectó a los siguientes municipios: Arizpe, Banámichi, Huépac, Aconchi, San Felipe, Baviácora, Ures y Hermosillo.

No existe otro reporte reciente de las autoridades estatales o federales sobre la cantidad de adultos o menores con altos niveles de plomo en la sangre a causa del derrame.

A cuatro años del desastre ambiental tampoco hay un informe público, pormenorizado y actual de las autoridades, sobre los daños en la salud de los habitantes cerca del río, así como contaminación de flora y fauna, sólo se estima que son alrededor de 22 mil las personas afectadas de manera directa.

Tampoco existe un desglose a detalle con todos los pagos realizados y recursos usados para remediar daños ambientales, el dinero del fideicomiso era concentrado por Nacional Financiera.

EL ESTUDIO DE LA UNAM:

HASTA LA ONU

En un informe especial dirigido a la ONU y dado a conocer el pasado 6 de mayo por Proyecto Poder y los Comités de Cuenca del Río Sonora  manifestaron que: “los metales pesados son bioacumulables, por lo que las afectaciones a la salud por consumirlos mediante el agua pueden tardar meses, o años, en aparecer. A partir del derrame, las enfermedades del estómago y de la piel se han vuelto frecuentes entre los habitantes de la región”.

De acuerdo con el reporte elaborado por la UNAM fueron detectados metales pesados en frutas, hortalizas y lácteos, a causa del derrame en 2014, mismo que coincide con los descubrimientos de un informe de avances de investigación publicado por el Fideicomiso Río Sonora en julio de 2016, el cual fue dado a conocer en exclusiva por EXPRESO y provocó que las autoridades lo “borraran” de la página web del citado fideicomiso el 11 de julio de dicho año.

“Los metales presentes fueron arsénico, cadmio y plomo, en cantidades que superan los límites máximos permisibles establecidos en las normas nacionales y las referencias internacionales”, señaló el estudio final de la UNAM.

El documento detalló que específicamente en lácteos se encontró arsénico y plomo, y cadmio en frutas y verduras, un mineral que no se encuentra en estado libre en la naturaleza, que se obtiene como subproducto de la fundición y refinamiento del zinc y el cobre, y que puede provocar cáncer.

Producto del derrame en el río, estos metales y minerales lograron ingresar a la sangre de la fauna silvestre de la zona, en particular: coyotes, zorrillos, mapaches y zorros; en el hígado y los músculos de cinco especies de roedores y de dos tipos diferentes de aves.

También afectaron la vegetación deteriorando los ecosistemas ribereños; el informe final de la UNAM reportó una mortalidad en los árboles ubicados en la ribera, estimada en un 50.3%.

Para confirmar esta afectación los investigadores revisaron otro brazo del río que no fue afectado: ahí el porcentaje de mortalidad en la vegetación fue de apenas 1.2%.

La mezcla de metales pesados acabó con la población de peces en el río. Sólo se encontraron peces adultos, pero no población juvenil, y se presume que se trató de “una recolonización de adultos de otras cuencas”.

El diagnóstico final alertó sobre la posibilidad de que se vuelva a incrementar la cantidad de metales en el ecosistema, “con riesgo potencial de ser liberados al ambiente por un nuevo derrame de solución ácida o por la descarga de aguas negras que tiene el potencial de generar un ambiente reductor”.

La presencia de fenómenos naturales como los huracanes Norbert y Odile, que afectaron la zona entre septiembre y noviembre de 2014, incrementaron los niveles de concentración de metales pesados, estableció el estudio.

Sin embargo, el estudio no analiza afectaciones probables a corto plazo en la zona afectada derivado del cambio climático.

A pesar de que estudio se realizó entre 2015 y 2016, en la actualidad siguen apareciendo reportes sobre diferentes afectaciones o riesgos para la población, como los monitoreos de agua que  siguen activos como parte de la plataforma en línea del Fideicomiso Río Sonora.

Población consultada por EXPRESO  a lo largo de casi cuatro años ha señalado que Grupo México no ha cumplido con la construcción de 37 plantas potabilizadoras de agua para las comunidades afectadas.

Ni Grupo México, ni Semarnat, ni la Comisión Nacional del Agua han aclarado esta situación.

La UNAM recomendó: “la instauración de un sistema de monitoreo y seguimiento para evaluar la eficacia de las medidas de remediación del daño ambiental realizadas por la empresa, en cumplimiento de la obligatoriedad de restablecimiento de los servicios ambientales del mismo tipo, calidad y cantidad que los dañados, como se marca en la Ley de Responsabilidad Ambiental”.

El Fideicomiso Río Sonora, al que se destinaron 2 mil millones de pesos, se creó en septiembre de 2015 con la finalidad de servir como fuente y medio de pago para llevar a cabo las medidas de remediación, reparación y/o compensación de los daños al ambiente y a la salud humana causados por el derrame ocurrido el día 6 de agosto de 2014.

La presidencia del Comité Técnico quedó a cargo de la Semarnat. Sin embargo el Fideicomiso fue declarado como terminado en febrero de 2017 por la misma agencia ambiental federal, a cargo de su director Rafael Pacchiano.

REPORTE DE PROYECTO PODER:

*********************************************************************************

ESTUDIO FINAL DE LA UNAM:  “Diagnóstico ambiental en la cuenca del Río Sonora afectada por el derrame del represo Tinajas 1 de la mina Buenavista del Cobre, Cananea, Sonora”.

  • Laboratorio Nacional de Geoquímica y Mineralogía
  • Instituto de Geología de la Unam
  • Laboratorio Nacional de Ciencias de la Sostenibilidad
  • Instituto de Ecología UNAM
  • Universidad de Sonora
  • Instituto Tecnológico de Sonora

Fue publicado por la UNAM desde el 10 de octubre, pero hecho público apenas hasta agosto del 2017 luego de batallas legales entre Proyecto Poder ante el INAI y Semarnat.

Se trata del Informe ejecutivo del convenio de colaboración celebrado entre la UNAM y Nacional Financiera, fiduciaria del Fideicomiso 80724 Río Sonora, con fecha de firma 20 de febrero de 2015.

LINK: http://www.fideicomisoriosonora.gob.mx/docs/Estudios%20y%20Proyectos/INFORME%20FINAL%20UNAM.pdf

molinito

AGUA DEL MOLINITO

No fue afectada por derrame

En su apartado de conclusiones el estudio final de la UNAM revela que el agua de la presa El Molinito, que es usada en la zona urbana de Hermosillo para consumo humano, no fue afectada por el derrame contaminante de Grupo México en el Río Sonora.

Se trata del primer estudio que con validez científica afirma esta condición, luego de casi cuatro años de especulaciones en la entidad sobre supuestos grados de afectación y el riesgo para la vida humana en Hermosillo y su zona rural.

Los análisis de la Universidad Nacional Autónoma de México son similares a los del Laboratorio ABC y confirman sus conclusiones sobre la calidad del agua de la presa El Molinito.

Las concentraciones estimadas por la UNAM de manganeso soluble y total, así como de hierro total, que superaron el límite de la NOM-127 en la presa El Molinito, son inferiores a las encontradas por el Instituto Tecnológico de Sonora en 2006.

“Por lo antes mencionado se puede concluir que la calidad del agua de la presa El Molinito no fue influenciada por el derrame de BuenaVista del Cobre ocurrido el 06 de agosto de 2014”, aseguran los académicos de la UNAM.

*************************************************************************************

TESTIMONIOS

Efectos de las sustancias peligrosas en el río: Néstor (municipio de Huépac)

Néstor ha documentado que, hasta fechas recientes, los animales de trabajo y el ganado han tenido problemas. En septiembre del 2017 murieron tres vacas. En noviembre del 2017 murieron dos yeguas. En diciembre del 2017 murió un caballo. Todos ellos murieron sobre o junto al cajón del Río Sonora. El caso del que más se tiene conocimiento es el del caballo. El propietario del animal dice haberlo dejado tomando agua en un pequeño hoyo que el río había dejado durante una lluvia de invierno. A unos treinta minutos, el propietario observó como el caballo cayó fulminado.

Cuando esta experiencia fue contada por Néstor con los demás miembros de los comités de cuenca, salieron a la luz otros acontecimientos concernientes al ganado ante los cuales las personas no tenían respuesta además de la certeza de que el derrame sigue vigente.

La alfombrilla, nombre que le dan los pobladores, es un tipo de pasto que crece en los municipios del Río Sonora. Crece aún más en las orillas del cauce del río. Este pasto se está perdiendo después del derrame. Los ganaderos comentan que es un alimento especial para el ganado, porque es saludable, les ayuda a no enfermarse y contiene muchos nutrientes que ayudan a la engorda de los animales. Otro alimento especial para el ganado según la gente de la zona es la péchita (fruto) del mezquite.

Árboles cercanos al margen del río se han ido secando considerablemente después del derrame, entre ellos Álamos, Sauces e incluso el mezquite, además de arbustos como la jarilla. Y legumbres silvestres como los berros, estos últimos en el decir de la gente son resistentes, siguen creciendo, pero ya no los comen por temor de que estén contaminados con metales pesados.

Testimonio de Miguel (de San José de Baviácora)

Uno de los alimentos base en el Río Sonora es el quelite. En estas latitudes se identifican seis tipos de quelites que crecen en las milpas y orillas del río (chinitas, choales, bledos, verdolagas, mostazas y tréboles), y uno que crece directamente sobre el agua del río (berros).

Desde el 2014 la venta y el consumo de estos productos ha presenciado un fuerte detrimento. Según Miguel, la razón de que esto esté sucediendo es que al río se le colocó un “marcador” que lo relaciona en todo momento con la contaminación. Antes del derrame era muy común observar una dieta que tuviera presentes estos quelites. Ahora su presencia es mucho menor pues las decisiones de consumirlos o no consumirlos están mediadas por la precaución y la noción de que tanto se incorpora la contaminación al cuerpo.

Miguel dice que esto ha provocado que se busquen fuentes de abastecimiento externas al propio territorio, creando así menos trabajo y, sobre todo, menos interacción y más desapego con el medio ambiente.

Posición de Buenavista del Cobre:

“Profepa impuso multa de 7,711,000 pesos por violación a la Ley General para la Prevención y Gestión de los Residuos”.

Posición del Gobierno Mexicano:

“Es improcedente el presente juicio de amparo en razón de que los quejosos en ningún momento han acreditado tener un interés”.

FUENTE:

“Derrame de 40 millones de litros de solución de cobre acidulado a los ríos Bacánuchi y Sonora provenientes de las instalaciones de la mina Buenavista del Cobre, S.A. de C.V., subsidiaria de Grupo México”.

Informe para el Relator Especial sobre las obligaciones de derechos humanos relacionadas con la gestión y eliminación ecológicamente racionales de las sustancias y los desechos peligrosos, Baskut Tuncak. (Mayo, 2018)

GRUPOMX

Un tribunal federal ordena el reinicio de la acción colectiva en contra de Grupo México.

**************************************

CONCLUSIONES DEL INFORME FINAL DE LA UNAM

Se resumen las evidencias de las afectaciones a la integridad funcional de los ecosistemas del Río Bacanuchi y del Río Sonora, ocasionadas por el derrame del represo Tinajas 1 de la Mina BuenaVista del Cobre, Cananea, Sonora, del 6 de agosto del 2014.

Estas evidencias son resultado del diagnóstico ambiental solicitado a la UNAM por el Fideicomiso Río Sonora. En términos de la Ley de Responsabilidad Ambiental, los resultados que aquí se presentan constituyen un conjunto de datos que demuestra la existencia de daños al estado base de los ecosistemas y recursos naturales, las condiciones químicas, físicas y biológicas en los ríos Bacanuchi y Sonora.

Este resumen aporta los elementos suficientes para acreditar el daño ambiental y el nexo causal entre las afectaciones al ecosistema y el derrame, y justificar el sistema de seguimiento que se debe implantar para medir a largo plazo la evolución del impacto ambiental ocasionado por el derrame.

Conforme a la Ley de Responsabilidad Ambiental, el diagnóstico se basa en una serie de mediciones de elementos de los ecosistemas que indican daños ambientales por el derrame de índole tanto directa e inmediata como indirecta y no inmediata.

Los ecosistemas a los que se hace referencia en el diagnóstico corresponden a la acepción legal del término, es decir, son las unidades funcionales básicas de interacción de los seres vivos y el entorno dentro del área de influencia de los daños directos e indirectos del derrame.

Para fines de análisis, por consiguiente, en el diagnóstico ambiental se incluyen indicadores de daño ambiental de tres subsistemas de la región:

  • Abiótico (agua superficial, agua subterránea, suelo y sedimento)
  •  Biótico (microbiota, flora, fauna silvestre y fauna doméstica)
  • Socio-económico (actividades productivas).

La prospección de campo abarcó 1,580 sitios de muestreo en los ríos Bacanuchi, Bacoachi, San Miguel y Sonora, así como en la presa El Molinito. En total, se tomaron 7,500 muestras.

Asimismo, se distinguieron tres fases con base en la exposición de los ecosistemas a los elementos tóxicos contenidos en la sustancia derramada. La fase crónica corresponde a lo que en la Ley de Responsabilidad Ambiental se denomina estado base, o sea, la condición de los ecosistemas de no haberse producido el daño, en el momento previo al derrame. La fase aguda corresponde al daño inmediato a los ecosistemas por el tránsito del derrame a lo largo del cauce.

La fase crónica exacerbada corresponde al daño indirecto ocasionado por cambios en el estado base de los ecosistemas y que se documentó con indicadores indirectos (proporción entre metales, conductividad eléctrica y nivel de alcalinidad) de la contaminación residual en el arroyo Tinajas y la porción norte del Río Bacanuchi.

En suma, las evidencias concretas de daño al ambiente dentro de la fase aguda y la fase crónica exacerbada son los siguientes, con base en el análisis de los resultados obtenidos por el Laboratorio ABC de muestras de aguas superficiales y subterráneas:

“Se observa un incremento en las concentraciones de los metales hierro, aluminio, cobre, manganeso, arsénico y plomo en aguas superficiales a lo largo del río durante los días inmediatos al derrame. Este incremento es evidencia del efecto del paso de la solución preñada a lo largo del cauce”.

“Removilización de los mismos metales los días posteriores al derrame que se acentúa como consecuencia de los huracanes Norbert, del 2 al 10 de septiembre, y Odille, del 11 al 19 de septiembre”. El transporte de los metales antes mencionados en aguas superficiales ocurre a lo largo de un periodo de 70 días después del derrame”.

Este efecto también es visible en el agua subterránea ya que en algunos pozos se presentaron concentraciones altas en los primeros días después del derrame, después disminuyeron y se incrementaron nuevamente durante los huracanes Norberto y Odille. Durante el año 2015, se presentaron bajas concentraciones de dichos metales, con ligeras fluctuaciones y con excepción de algunos pozos.

Con base en el análisis de los resultados obtenidos por la UNAM:

Los sedimentos muestreados en zanjas a lo largo del arroyo Tinajas y del Río Bacanuchi tienen altas proporciones de metales (hierro, aluminio, cobre, manganeso y arsénico) lo que indica claramente la migración vertical de metales provenientes del derrame. Las concentraciones de cobre y algunas de cadmio en dichos sedimentos son superiores a los valores de fondo.

Contaminación residual en muestras de sedimento y algunas de suelo colectadas en zanjas a diferentes profundidades del cauce desde el punto origen del derrame (represo Tinajas 1) hasta el poblado de Bacanuchi (aproximadamente 50 kilómetros). Los bajos valores de alcalinidad (pH) y altos de conductividad eléctrica son mayores que los valores naturales.

Incremento en la cantidad de metales en el ecosistema de la cuenca, con riesgo potencial de ser liberados al ambiente por un nuevo derrame de solución ácida o por la descarga de aguas negras que tiene el potencial de generar un ambiente reductor.

Riesgo elevado a la salud por exposición a plomo en la zona de San Felipe de Jesús. Las concentraciones exceden los valores de referencia de 400 miligramos por kilo (mg/kg), con un máximo de 1945 mg/kg de plomo en fracción de suelo adherible a manos.

Más del 70% de la población infantil de San Felipe de Jesús podría tener niveles de plomo en sangre superiores a 10 microgramos por decilitro. Este valor representa un riesgo para la salud. Con los resultados obtenidos, no es posible descartar que los altos niveles de plomo observados se deben al derrame de BuenaVista del Cobre, o a la presencia de jales históricos asociados a la minería de plomo (Pb) y zinc (Zn) de la zona:

  • Afectación adversa al hábitat acuático que se manifiesta en el cambio en la estructura poblacional de especies de peces endémicos y amenazados.
  • El cambio en la estructura poblacional se caracteriza por la ausencia de estadios juveniles un año después del derrame.
  • Deterioro de los ecosistemas ribereños, que se manifiesta en la alta mortalidad de árboles ribereños sobre el arroyo Tinajas 1, a 13 kilómetros al sur del represo, un año después del derrame.

La detección de elementos en concentraciones mayores en muestras de vertebrados terrestres del Río Bacanuchi que en las muestras de los sitios de control:

  • Arsénico en hígado y plomo en músculo en individuos de cinco especies de roedores (ratón de abazones desértico, ratón de abazones de roca, ratón de cactus, ratón de patas blancas y ratón ciervo).
  • Cobre en sangre de individuos de cuatro especies de carnívoros (coyote, zorrillo, mapache, zorro gris).
  • Zinc en hígado de individuos de dos especies de aves (papamoscas negro y martín pescador verde).

Las afectaciones señaladas en este informe justifican la instauración de un sistema de monitoreo y seguimiento para evaluar la eficacia de las medidas de remediación del daño ambiental realizadas por la empresa, en cumplimiento de la obligatoriedad de restablecimiento de los servicios ambientales del mismo tipo, calidad y cantidad que los dañados, como se marca en la Ley de Responsabilidad Ambiental.

La zona de estudio se localiza en la cuenca del Río Sonora que tiene una superficie de aproximadamente 26,827 kilómetros cuadrados y abarca un área geográfica caracterizada por cambios topográficos drásticos. El área de estudio dentro de la Cuenca del Río Sonora, que abarca longitudinalmente desde el represo Tinajas 1, ubicado en Cananea, hasta la presa El Molinito, en la zona rural del municipio de Hermosillo.

A6RIOSONORA

OTROS LINKS:

https://www.projectpoder.org/wp-content/uploads/2018/05/Sonora_Informe_May_2018.pdf

https://es.scribd.com/document/385411046/Derrame-Rio-Sonora#from_embed

http://acsinaloa.com/como-van-las-demandas-de-accion-colectiva-contra-grupo-mexico/

http://perezdeacha.mx/

http://www.senado.gob.mx/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=81308

http://www.fideicomisoriosonora.gob.mx/monitoreo.html

http://gisviewer.semarnat.gob.mx/aplicaciones/bacanuchi/graficas/grafFideV2.asp?CHKTPOZO=2&SITIO=35&ELEMENTO=*&FECHAD=&FECHAH=

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s